La respuesta lógica a un rechazo


La respuesta escato lógica a un rechazo

Hemos descubierto una página web bastante curiosa: shitsenders.com. Por muy flojo que sea nuestro inglés, lo de “shit” es inconfundible. No confundir con ‘sit’ que suena similar pero significa sentarse (aunque, bien pensado, shit es un producto que fabricamos sentados).

Shitsenders ofrece un servicio sumamente útil: enviar excremento a la persona que tú quieras. Puede ser de vaca, elefante o gorila, y se presenta en paquetes de litro, o de casi cuatro. Los destinatarios estrella son los típicos vecinos que nunca recogen los apestosos detritos que dejan sus mascotas.

Nosotros, como escritores en potencia, hemos pensado enseguida que la próxima carta de rechazo de una editorial o agente podrá tener una respuesta contundente. Si una imagen vale más que mil palabras, ¡un cagallón por correo, no veas!

¡Para!, ¡para!, ¡para! ¿Nos hemos vuelto locos? ¡Qué idea más insensata! Quién sabe si el día de mañana volverás a topar con el destinatario de tu escatológico regalo en otra editorial, otra agencia o en una firma de libros. Sería una locura hacer un envio así, y no por un tema de cantidad. Ni el paquete de cuatro litros, ni el de litro.

Sin embargo todos tenemos la tentación de enviar una dosis homeo­pática, una tan pequeña que creemos que apenas se va a notar. Nos referimos al comentario sarcástico, a la carta de agradecimiento con una crítica sote­rrada.

“Siento que hayas rechazado un manuscrito que ha gustado a muchas personas con muy buen criterio”.

“Lo seguiré ofreciendo hasta encontrar a alguien que lo sepa apreciar”.

“Hay muchas y muy buenas editoriales”.

No enviarías un bidón de excremento, ni un litro, ni un tarrito, pero ¿estas caquitas de rencor, sí?

Si quieres enviar una nota de respuesta a un rechazo, que sea breve y con un único propósito: que el destinatario piense “no me convenció su manuscrito pero me cae bien”.

6 comentarios :

  1. Yo soy muy poco rencorosa, y más bien de la opinión de que los que se equivocan son ellos al rechazar nuestros escritos. ¡Cuántas editoriales han lamentado no publicar a autores que hoy en día estudiamos en los libros de texto! (Ejemplo de ello: García Márquez, al que rechazó la editorial Seix Barral).
    No obstante, me gusta la idea de "caquitas de rencor", aunque nunca me atreva a ponerla en práctica.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Muy graciosa la entrada ;). Estoy de acuerdo en que si una editorial te rechaza, debes enviar una respuesta respetuosa, no una indirecta. Porque no siempre llueve a gusto de todos.

    ResponderEliminar
  3. bueno, les das las gracias..yo cuando envio un cv y me contestan solo para decirme que no tienen trabajo para mi, lo agradezco, hay quien ni se molesta en leer mi mensaje...hay que ser bueno, que eso atrae cosas buenas, la venganza para los justicieros, yo soy de otro lado...

    ResponderEliminar
  4. Yo nunca he enviado ninguna carta, pero sí estoy de acuerdo en que uno no debe poner algo de lo que después se puede arrepentir, si al final, no a todos les debe gustar lo que escribimos ¿no? Además, muchos grandes han sido rechazados :)

    ResponderEliminar
  5. ¡Jajajajaja! Estoy de cuerdo con que la notita es una mejor opción y más higiénica. Pero, la risa que me entra de imaginar sus caras abriendo un paquete de deshechos de gorila... :-D

    ResponderEliminar