No saltes el tiburón


No saltes el tiburón

Ayer estuvimos comentando sobre cómo usan la frase “saltar el tiburón” los críticos y fans de la televisión americana.

Cuando una serie llega a la conclusión de que debe hacer un episodio de esas características no es por que sus guionistas sean malos o estén como una chota. Todo lo contrario. Suelen ser series de calidad, de mucho éxito y, sobre todo, largas, muuuy largas . Y he aquí la causante de llegar al salto del escualo: muchas temporadas pesan y las ideas empiezan a escasear porque los pobres guionistas llevan años jugando con las vidas de los mismos personajes. Pero claro, la cadena de televisión insiste en sacar más episodios porque sus beneficios dependen de sus series de éxito y… pasa lo que pasa: ¡Hale hop!

Esa nos parece la lección número uno. No alargues demasiado tu historia. Si es una novela, no intentes que sea una trilogía. Si es una trilogía, no la estires para convertirla en una saga. No es tan difícil resistir a la tentación: no nos achucha ninguna cadena de televisión para hacer aquello que no nos apetece. Vale, en esto, dejemos el dinero aparte (ejem)

Y la lección número dos es que no debes hacer demasiado caso de las opiniones ajenas. Ayer pusimos bastante mal a dos series: Happy Days y Anatomía de Grey. Ambas filmaron episodios que la crítica tildó de saltos de tiburón, episodios que, en principio eran la prueba palpable del final del éxito y el colapso de la calidad. Sin embargo, en una entrevista reciente, ese mismo actor que aparece esquiando con su rídicula indumentaria (chaqueta de cuero y bañador), comentó que su serie siguió como número uno durante seis años después del fatídico episodio. El episodio musical de Anatomia de Grey fue emitido en la temporada siete, y ya vamos por la diez.

Los consejos, las opiniones y las críticas pueden ser útiles, pero no hay que seguirlos ciegamente. Lo mejor es tomárselos como una ayuda para pensar.

5 comentarios :

  1. Me he leído tu artículo de ayer y de hoy de tirón. Y me quedo con lo último. Los consejos y críticas son útiles porque te ayudan a pensar... y no necesariamente hay que seguirlos ciegamente.

    ResponderEliminar
  2. Yo también me quedo con lo último. Los escucho, pero me baso en mi “ojo interior”. Buena entrada :)

    ResponderEliminar
  3. Así es, concuerdo con los comentarios de arriba, tal vez para una serie puede ser beneficioso, pero no para un libro, a veces se tornan tan aburridos que uno deja de leer o me salto unas cuantas páginas hasta que vuelve la parte interesante... No quisiera que hicieran eso con los míos jejejejejeje.. :p

    ResponderEliminar
  4. Muy buena entrada! Me gusta mucho tu blog, es muy ilustrativo. aludos.

    ResponderEliminar
  5. Te nominé para un premio en mi blog. date una vuelta a

    http://vivirdelibros.blogspot.com

    saludos

    ResponderEliminar